Anan Nodedt

Nació el 2 de Octubre de 1977 en un pequeño pueblo costeño llamado Solymar, a 20 kilómetros de Montevideo, Uruguay.  De padre albañil y madre empleada doméstica, Anan creció en un ambiente humilde donde apenas se lograban cubrir las necesidades básicas.  Desde muy pequeño, disfrutó de acompañar a su padre a las obras donde empezó a tomar un interés y gusto profundos por la construcción.  Durante sus años en la primaria y secundaria, Anan destacó como uno de los mejores alumnos de su salón; sin embargo, alrededor de los 11 años, la separación de sus padres lo llevó a tomar la decisión de irse a vivir a la calle. Tras un año de pasar frío y hambre, unas personas deciden acogerlo en su hogar. No obstante, su situación de vida lo llevó a exponerse a un ambiente de drogas y alcohol. A pesar de todo ello, continuó estudiando y participando en proyectos de construcción que, a los 16 años, lo llevaron a fundar su propia empresa “Adonai Servicios” y poco después, a ingresar a la carrera de arquitectura. A pesar de ser una persona funcional, poco a poco el vacío y sinsentido se fueron apropiando de su vida.

A los 20 años, sumergido en una depresión y un cuadro de drogadicción muy grave, tuvo una experiencia muy profunda que él llamó “Mi Despertar Espiritual”, la cual le dio un giro a su vida llevándolo a abandonar su carrera de arquitectura y a abocarse a su crecimiento interior. Es así como dio inicio a una búsqueda de personas con la sabiduría que le ayudarían a entender más acerca de ese cambio que en él había  ocurrido. Al poco tiempo, abandonó todo en Uruguay y comenzó a viajar por Argentina como músico.  En Chile vivió en Santiago, en la casa “Michoacán” en el Barrio “Los Guindos”, donde Pablo Neruda vivió con Delia del Carril. Ahí, dirigió el proceso de reconstrucción del teatro que había en dicha casa y que hoy en día es el Museo del Partido Comunista de Chile. Durante su estancia en este país, se acercó a la cultura Mapuche.

En Bolivia y Perú, vivió por largos periodos en silencio tanto en las montañas como en la selva amazónica peruana con chamanes e indígenas de sabiduría, como Don Mateo Italiano (cultura Machiwenga), Luis Espinoza y Doña Adelia (cultura Quechua), Doña Filipa y María Apaza (cultura Quero), y los calaguayas, indígenas Aymaras de la zona del lago Titicaca, curanderos itinerantes que viajan sanando. De todos ellos aprendió formas ancestrales de curación dentro de las diferentes cosmovisiones indígenas de cada región. Recorrió Colombia compartiendo talleres de sanación y dirigiendo la construcción de la eco-aldea “Planeta de Luz”, ubicada en Cartagena. Luego inició una investigación sobre la cultura negra y regresó a Uruguay para realizar la película documental “Kandogue”, la cual ganó varios premios en festivales de cine.

Recorrió todo Brasil investigando la cultura afro-brasileña y durante un tiempo vivió en Salvador, Bahía, en un terreiro o templo de religión afro-brasileña, aprendiendo acerca de dicha cosmovisión guiado por la Mae de Santo Mofo-Justa. En San Luis de Marañón realizó una película documental titulada “Tambor de Criola”, la cual pasó a formar parte de la educación cultural en escuelas primarias y secundarias del Estado.

Al poco tiempo, viajó a México donde aprendió acerca de los diferentes tipos de chamanismo de dicho país con Julieta Pineda (chamanismo Zapoteco con hongos sagrados), Pablo Teizán y Don Bonifacio (chamanismo Huichol) y con Víctor Charles el trabajo en el Temazcalli y sus rituales sagrados. Desde el enfoque de la bioarquitectura, dirigió la construcción de clínicas naturistas, centros de yoga y casas a lo largo de todo México. En dicho país, cursó diplomados de medicina naturista e iridología con el Dr. Josué Alcaraz, y las bases de la acupuntura china, con la Dra. Francia González.

Al poco tiempo, inició su formación en agroecología y permacultura, participando en diplomados y talleres con Raúl Medina, Jairo Restrepo, Ricardo Romero y Nacho Simón, entre otros.

En sus viajes por todos estos países, conoció el trabajo del maestro Osho, participó en entrenamientos de meditación y de diferentes técnicas terapéuticas con renombrados terapeutas internacionales como Premartha y Svarup (entrenamiento en terapia primal y tantra), con Devageet (entrenamiento en diálogo con los sueños), Kelly Satz (entrenamiento en danza de los cinco ritmos), y Chandrakala (Satori).  Producto de haber absorbido todas estas herramientas, logró adaptar los conocimientos de culturas ancestrales a la psicología transpersonal, fusionando chamanismo, danza, arte y las meditaciones dinámicas del maestro Osho, creando un estilo de trabajo espiritual de integración interior único. Desde que inició su viaje por Sudamérica, ha compartido más de 1500 conferencias y talleres  en todo Latinoamérica y Europa, abordando temas como drogadicción, sexualidad, meditación, pedagogía, sanación, bioarquitectura y agroecología.

Desde el año 2013 comenzó a viajar con su compañera de vida Leiza Lau, creando así su nuevo proyecto Leiza&Anan.  El amor de Leiza y la meditación de Anan hacen que los talleres y procesos  de desarrollo interior que comparten sean una fiesta para el alma y la consciencia.  Desde entonces viajan por todo el mundo aprendiendo nuevas herramientas y compartiendo su experiencia de crecimiento interior y guiando grupos a lugares místicos  como Machu Pichu, Tailandia, Ruta Maya México, Cataratas de Iguazú, entre otros.

En mayo de 2016, Anan recibió la transmisión por parte de Wadud (Prasad) del grupo “Men’s Liberation” creado por Osho, un proceso exclusivo para hombres. Ese año, junto con Prasad llegaron al acuerdo de cambiarle el nombre a “Clan del Sol” para guiarlo en los países de habla hispana. En la actualidad, Anan continúa este linaje conservando las instrucciones principales que Osho dio para este grupo y el cual comparte en varios países de Latinoamérica y Europa.

Hoy en día, su viaje interior está avocado a la investigación y experimentación de tres pilares importantes: Psicología Transpersonal, Bioarquitectura y Agroecología. Es creador y facilitador del proceso de desarrollo interior “El Sendero del Guerrero Interior”, un proceso vivencial profundo diseñado para resolver, comprender e integrar a la consciencia las diferentes etapas de la vida del ser humano como la infancia, la adolescencia, la edad adulta y la muerte. Actualmente, junto con Leiza Lau, guía dicho proceso en siete países de Latinoamérica.

En México fundó y dirigió la construcción del proyecto “Granja Kaypacha”, lugar donde se fusionan bioconstrucción, arte, meditación, y agroecología, creando un estilo de vida consciente. Creó y  dirigió por cinco años  la Fundación “Salto del Nogal AC”, proyecto abocado a ayudar a 90 familias de campesinos en las sierras de Jalisco creando escuelas para enseñar agricultura orgánica, reforestando, apoyando la salud de muchas familias y la concientización del medio ambiente.

Todo su trabajo está enfocado a proporcionar herramientas para que las personas puedan descubrir su rostro original y auto-realizarse como seres humanos al liberar el potencial que llevan dentro.

Testimoniales